¿Por qué hay techos de cristal para las mujeres?

Por: Ro Abad

Se habla y se escucha del techo de cristal para las mujeres, sobre todo en las empresas, en los trabajos y menos veces en los hogares, pero en todos lados existe.

De acuerdo con la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM) dice que el techo de cristal se refiere al conjunto de normas no escritas al interior de las organizaciones que dificulta a las mujeres tener acceso a los puestos de alta dirección.

Es decir, se trata de un límite invisible que se pone a las mujeres por el simple hecho de serlo o de creer que están limitadas. Las causas pueden ser variables y muchas veces tampoco es algo que se haga de manera consciente generado por estereotipos (de los que ya hemos escrito y definido anteriormente), otras sí.

Este tope puede ser sólo una herencia del sistema al que históricamente estamos acostumbrados a vivir:

  • Cuando se tiene que elegir entre ascender a un empleado o una empleada, se le da preferencia al hombre porque será quien no se “embarace” o tenga que “abandonar” el empleo cuando le llamen de la escuela de sus hijxs.
  • Otras ideas más antiguas pero vigentes es que una mujer es más sentimental y no tiene el “don de mando” que se requiere para un puesto de liderazgo. Aun seguimos relacionando a la mujer con una parte débil y emocional.
  • Todavía existe una gran diferencia salarial entre hombres y mujeres en el mismo puesto por el mismo trabajo. Aspecto que desafortunadamente llega hasta los deportes. Incluso por las ocupaciones del hogar, las mujeres ocupan un alto porcentaje en el sector informal, lo que deriva en no tener seguridad social directa o depender de las prestaciones del esposo o pareja.
  • Los roles sexualizados también son un tipo de techo de cristal, por ejemplo, una mujer comentarista de deportes que sea obligada a vestirse con escote o minifalda mientras sus colegas usan traje y corbata.

Sabemos que debemos romperlos, no solo por justicia, por desarrollo, o por un tema de acabar con el retraso que puede ocasionar en el desarrollo de las mujeres y más ahora.

Hay beneficios en romper estos techos, por ejemplo, en un estudio realizado por la ONU, se ha demostrado que la igualdad de género es un buen negocio pues ellas representan un 64% de la decisión de compra. Otro aspecto muy positivo de la diversidad en los equipos de trabajo es que te permite tener una visión mas amplia, las otras mujeres se sienten representadas y así tienes una mejora productiva.

Aquí algunas formas o sugerencias para generar cambio y poder ir rompiendo este techo, en nuestros espacios de actuación:

  • En el caso de las empresas habría que establecer metas de género, es decir ir nivelando que los puestos de decisión sean ocupados por mujeres, sin perjuicio de los hombres.
  • Establecimiento de políticas de balance de vida y contra cualquier tipo de acoso (sexual o laboral)
  • Capacitación constante para los hombres y mujeres en todos los niveles.
  • Creación de comités de género.
  • Licencias y permisos para padres y madres.

Aunque no todos tenemos ese poder de decisión, también podemos tomar medidas en pequeños negocios o en casa:

  • Participación de todos en las tareas del hogar
  • Si la mujer trabaja en casa respetar su espacio y horario laboral.
  • Educación igualitaria desde el inicio de la vida de los hijos e hijas.
  • No fomentar estereotipos de género con juguetes o actividades, incluso podríamos inclinar hacia la diversidad.
  • Si tienes trabajadores del hogar o micronegocios, muy a la posibilidad del negocio ayúdales a entender su rol igualitario dentro del trabajo y en sus casas. Así lo pueden replicar.
  • Empodera a las mujeres que trabajen cerca de ti, dales un papel de supervisión para que el entendimiento sea generalizado: Ella como líder y los subordinados para que puedan acostumbrarse a esa dinámica.
  • Que los permisos sean igualitarios, es decir que los hombres también puedan participar en el desarrollo escolar de los hijxs como recoger calificaciones u alguna otra actividad.

Quizá se requiere un cambio más de fondo y cultural, pero con estos pequeños focos podemos ir rompiendo el techo de cristal en todos los ámbitos.

 

Referencias

CONAVIM  https://www.gob.mx/conavim/que-hacemos

ONU MUJERES https://www.unwomen.org/es

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados